banner

Instrumento de bendición

Escuche esta reflexión en su iPhone o Android

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” 1 Juan 2: 15-17

instrumento de bendicionAlguna vez usted se ha preguntado, ¿si lo que hace en este mundo es de bendición para las personas que están a su alrededor? ¿Su vocabulario, sus acciones, sus obras o su manera de conducirse son de influencia para los demás?

Nunca olvidaré un joven en Brasil que al salir del servicio de adoración en la iglesia me dijo: “Papai, você lembra do meu” que significa, papi usted se acuerda de mi. A lo que yo con vergüenza le respondí que no. Y me dijo, usted vino el año pasado a predicar, y con el mensaje que Dios le dio a usted, habló a mi vida, y ese día yo acepte a Jesucristo como Señor y Salvador. Este joven se acordaba hasta del tema de la predicación. Y me dijo: “Desde ese día, yo siempre oro por ti, porque yo creo que tu eres mi padre espiritual”. Y dije dentro de mí, que tremendo Señor, yo solo quiero ser un instrumento de bendición en tus manos, y tu Señor siempre me sorprendes con testimonios así.

La influencia que nosotros debemos de hacer en este mundo siempre tiene que ser de bendición. Poder dejar un legado, algo que edifique y sea de motivo para continuar con el mensaje de Jesucristo. Usted debe de saber que todo lo que diga y haga influirá en la vida de las personas que le rodean. Mi madre siempre me habló de que era mejor comprar de contado y no hacerse de deudas que al final solo problemas traían. Les confieso que al principio no hice caso a su recomendación, pero con el tiempo me di cuenta que ella tenía toda la razón. Ella fue influyente en mi vida. Así puedo hablar de maestros y pastores que tuve. Al día de hoy sigo escuchando la voz de mi pastor, y claro está que escucho la voz de Jesucristo que aun sigue hablando no solo a mi vida sino a la de todos ustedes.

Piense por un minuto, que muchas personas lo están mirando, lo están escuchando y es muy probable que hagan lo que aprenden de usted. Ya sea bueno o malo. Por eso hay que pedirle a Dios, ser un instrumento de bendición en este mundo que pasa, pero que lo único que queda es el que hace la voluntad de Dios.

Hoy te compartimos estos versículos:

“Y nosotros no nos anunciamos a nosotros mismos. Al contrario, anunciamos que Jesucristo es nuestro Señor, y que nosotros somos servidores de ustedes porque somos seguidores de Jesucristo.  Cuando Dios creó el mundo, dijo: «Que brille la luz donde ahora hay oscuridad». Y cuando nos permitió entender la buena noticia, también iluminó nuestro entendimiento, para que por medio de Cristo conociéramos su grandeza” 2 Corintios 4:5-6 Traducción en lenguaje actual (TLA)

banner peq suscribase ahora


Sobre Eduardo Peraza

El apóstol Eduardo Peraza nació en San José Costa Rica, fue pastor en la Iglesia Maranatha en Houston Texas y en Costa Rica. Ha establecido iglesias en Cuba, y ha capacitado a pastores y líderes en varios países. Es fundador de R.A.P.I. (Red Apostólica y Profética Internacional) la cual da cobertura espiritual a iglesias y ministerios en Latinoamérica. Además han viajado a diferentes países para llevar las promesas y la palabra de Dios, y no solo lo espiritual, sino también con ayuda material para que se cumpla lo que dice la Santa Palabra “Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos”. Lucas 14; 13 y 14

Publicaciones Relacionadas