banner

El vómito

“No te sientes a la mesa de un tacaño, ni codicies sus manjares, que son como un pelo en la garganta. “Come y bebe”,  te dirá,  pero no te lo dirá de corazón. Acabarás vomitando lo que hayas comido, y tus cumplidos no habrán servido de nada” Proverbios 23: 6-8 (N.V.I)

VómitoEl vómito es la expulsión de lo que está en el estómago a través de la boca. Y esto se produce por muchas razones. Por lo general, el estómago expulsa lo que está contaminado o que los órganos no reciben. Hay 4 procesos que ocurren durante el acto de vomitar:

  1. El sistema nervioso induce a la producción de saliva.
  2. A partir de la zona media del intestino delgado, se hace circular en sentido invertido al contenido intestinal.
  3. Se comienza a producir una presión interna del abdomen, a causar de la presión abdominal.
  4. El sistema nervioso hace aumentar el ritmo cardiaco y produce mucho sudor.

La Biblia menciona mucho el vómito, habla del pecado de los moradores y la tierra los vomitó. Habla del perro que vuelve a su vomito. También a Jonás lo vomitó el gran pez. Y en apocalipsis nos dice el Señor que a los tibios los vomitará.

Las razones pueden ser múltiples. Pero en este caso tomaremos el ejemplo de un alimento contaminado o un alimento que no es bien recibido por el cuerpo. La iglesia es el cuerpo de Cristo, y cada uno de nosotros sus miembros. Hay Palabras que personas dan en el nombre de Dios, que El Señor nunca ha hablado, y estas palabras es un “alimento contaminado” que el cuerpo de Cristo no tolera. Las acciones malas, los pecados, y las abominaciones en algún momento serán vomitados del Cuerpo de Cristo.

A los tibios Dios los vomitará, porque somos miembros del cuerpo de Cristo, y el Reino de los Cielos no va a recibir, no va a procesar para bien. La recomendación de Dios es la santidad, hablar la verdad, caminar en amor, y ser fiel a Jesucristo, al Reino, a los hermanos y perdonar a quienes nos maltratan, nos roban, nos calumnian. Si no se hace de esta manera, es muy posible que Dios nos vomite.

El libro de proverbios dice del vomito:

“No comas pan con hombre de malas intenciones, ni desees sus manjares.  Porque, según lo que calcula en su interior, te dice: “¡Come y bebe!”, pero su corazón no está contigo.  Nada más comer lo vomitarías y tus palabras amables serían tu ruina” Proverbios 23: 6-8 (Biblia versión universidad de Jerusalén)

Pero en este día, hay que darle gracias a Dios, porque nos da su Palabra, nos ama, nos cuida, nos mima y se preocupa por nosotros. Él nos alimenta siempre con los mejores nutrientes que es la Palabra, y si estamos bien alimentados, nuestra salud será óptima para el buen funcionamiento. Esto visto de un punto espiritual. Si hay algo que no estamos haciendo bien, si hemos comido algo que afecta nuestra alma y nuestro espíritu, saca de tu alma eso que puede afectar otros órganos.

Hoy te compartimos estos versículos:

“Yo sé todo lo que haces. Sé que no eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente!  Pero como eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca” Apocalipsis 3: 15-16

 

banner peq suscribase ahora


Sobre Eduardo Peraza

El apóstol Eduardo Peraza nació en San José Costa Rica, fue pastor en la Iglesia Maranatha en Houston Texas y en Costa Rica. Ha establecido iglesias en Cuba, y ha capacitado a pastores y líderes en varios países. Es fundador de R.A.P.I. (Red Apostólica y Profética Internacional) la cual da cobertura espiritual a iglesias y ministerios en Latinoamérica. Además han viajado a diferentes países para llevar las promesas y la palabra de Dios, y no solo lo espiritual, sino también con ayuda material para que se cumpla lo que dice la Santa Palabra “Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos”. Lucas 14; 13 y 14

Publicaciones Relacionadas